El curriculum oculto

Por: Dr. Juan Manuel Fernández Vázquez (FACS)
Febrero 28, 2010

El nombre de curriculum “oculto”, “implícito” o “informal” es el que enseña valores, normas y expectativas del comportamiento educacional y difiere del curriculum oficial que enseña los conocimientos y las destrezas.

“Es grandioso cuando tienes alguien interesado en lo que sabes y compartirlo, dile lo que significa para ti, cuéntale tu historia, dile lo que has aprendido, ayúdales a aprender, se generoso con tus dones, tus aptitudes y tu información. Tu te beneficiaras, cuando menos, tanto como ellos.”

Las promesas que hacemos como médicos: honestidad, compromiso, compasión y confidencialidad están en todos los códigos deontológicos que guían nuestra práctica y definen nuestra profesión. Se supone que las horas de estudio y del cuidado de los pacientes modelan a los individuos para que estos valores sean suyos. Sin embargo, se espera que características como la honestidad, responsabilidad y confidencialidad sean aprendidas desde la escuela de medicina y que se vayan acrecentando con el paso del tiempo a grados superiores hasta terminar la especialidad.

Es compromiso fundamental de la comunidad médica transmitir el profesionalismo médico a los residentes de postgrado con actitudes positivas y no solo de conocimientos científicos. El ejemplo, es uno de los medios fundamentales a través de los cuales el profesor influye sobre los alumnos para que éstos adopten concientemente las obligaciones características de un profesional comprometido, insistiendo en el altruismo, la excelencia, el deber, el honor, el respeto a los demás y la rendición de cuentas como parte de nuestro ejercicio profesional.

Los elementos para alcanzar el grado de excelencia en el ejercicio de la medicina son:

•    Altruismo: buscar el mejor interés de los pacientes, no el propio.
•    Responsabilidad: cumplir con el trabajo implícito que tiene con su comunidad.
•    Excelencia: búsqueda continua del conocimiento.
•    Obligación: libre aceptación de un compromiso para servir.
•    Honor e integridad: cumplir con los códigos personales y profesionales, así como la negación a violarlos.
•    Respeto para los otros.


En 1960 Philip Jackson citado en: Le Baron C Gentle Vengeance: An account of the First year at Harvard Medical School. New York: Penguin, 1981, mencionó que el otro curriculum podía ser descrito como no oficial o quizás oculto, debido a que la información que se tiene de él, los profesores la ignoran o le han puesto escasa atención. Este curriculum oculto esta representado como el de los valores, las reglas y rutinas que los profesores y los estudiantes deben aprender y compartir2. El desarrollo profesional y moral parece estar determinado más que por la formalidad del curriculum de ética por el ambiente moral durante la práctica profesional3.

El  nombre de curriculum “oculto”, “implícito” o “informal” es el que enseña valores, normas y expectativas del comportamiento educacional y difiere del curriculum oficial que enseña los conocimientos y las destrezas.

El curriculum formal (oficial) ocupa el espacio de conferencias, visitas clínicas, reportes, lecturas de libros y revistas, visitas al Internet, cursos específicos de conocimientos o de destrezas, intervenciones quirúrgicas tutelares, investigación clínica y quirúrgica que se realizan en el hospital, clínicas, laboratorios de destrezas, congresos y visitas a otros centros educativos.

El curriculum oculto o informal  (no oficial) se presenta cuando el profesor y los residentes tienen conversaciones  en el hospital, en la clínica, en el quirófano, caminando por los pasillos, a la hora de la comida o del café, por conversaciones con otros estudiantes o médicos o personal de salud. Estas conversaciones pueden o no estar relacionadas a un paciente en específico. Transmite las normas, valores, prácticas conductuales de los instructores y maestros, que permiten tomar la decisión de incluir o no partes del programa curricular que son importantes para las relaciones entre los médicos, los residentes y los pacientes4.

Existe el curriculum oculto subyacente en todas las residencias que incluye  el sistema tutorial personal y profesional de desarrollo entre el cuerpo médico y el residente, la observación por sus compañeros, la supervisión clínica de los demás ortopedistas y los demás grupos de trabajo en el hospital5.

Ambas formas de curriculum están delineadas por el hecho de que uno esta programado y organizado (el oficial) mientras que el otro no (no oficial).

En el curriculum oculto se expresan ideales, costumbres, normas, características institucionales de la profesión y del medio hospitalario;  también se enseña lenguaje corporal, gestos y actitudes entre el profesor y los residentes, en las que se evalúan, valores, pensamientos y actitudes de ambos. En estas reuniones no hay garantía de que el residente aprenda y siga la práctica de los valores, porque existe la posibilidad de no ser congruentes lo que el profesor dice con lo que hace 6,7.

Entre el decir y el hacer, el más fuerte es el de hacer, porque tiene o puede tener efectos inmediatos, es por eso que no debe contradecirse el maestro entre lo que dice y hace, para no perder credibilidad ante el  residente.

Los residentes perciben cuando el maestro no hace lo que dice que debe hacerse, lo que ocasiona el deterioro de la relación educador-educando, o los enseña a ser como el educador. Ellos aprenden quienes somos así como también  lo que sabemos.

Los residentes pueden olvidar lo que se les enseña, pero recordarán como los profesores los hicieron sentir.

En el curriculum oculto, forma parte importante la actitud del profesor cuando trata a un paciente en la clínica: como explica, como establece el manejo diagnóstico, terapéutico y el pronóstico a él y sus familiares; el resultado en el manejo durante el acto pre, trans y postquirúrgico; como explica las malas noticias; cuál es la actitud del educador hacia sus colaboradores (enfermeras, técnicos, anestesiólogo, ayudantes, y residentes) durante todas estas prácticas.

El lenguaje que utilizamos para hablar, la forma en que testificamos, está unida a las condiciones sociales, culturales e históricas del contexto. Es importante que éste currículo oculto dé testimonio en el cuidado del cuerpo, de la salud, de honradez, de esperanza, de empatía, de ética y profesionalismo.
  
Como seres humanos, con sus valores y sus fallas, los profesores deben dar testimonio de su lucha por la seriedad, por la disciplina en el estudio, el registro de los hechos y lo que se adhiere a ellos, observar, comparar, seleccionar y establecer relaciones entre hechos y cosas.

El profesionalismo es más fácil de enseñar durante pláticas informales y es muy importante que el educador participe en la reflexión o en la discusión de la naturaleza de su trabajo y del proceso de profesionalización que ocurre.

El educador debe mantener sus promesas y ser fiel a sus compromisos. Hay que tener dedicación, interés y amor. No dejar de mejorar día tras día, y nunca conformarse con la mediocridad8.

Para los estudiantes existe confusión entre la parte que se evalúa y la que no con respecto al curriculum informal9. De acuerdo con Stern10,  el médico adquiere los cimientos del profesionalismo durante su formación de pre y postgrado, a través del “currículo oculto” y de la socialización de sus vivencias en la escuela y la práctica médica hospitalaria, y conforme progresa en la actividad médica a lo largo de los años va puliendo y adaptando sus respuestas ante los diferentes retos mencionados de manera individual e intuitiva, sin experiencias educativas formales o evaluación directa de su conducta bajo este marco conceptual

El curriculum oculto ejerce enorme influencia mediante el ejemplo que los profesores dan a los residentes, a través del ethos institucional que moldea los discursos (los modos de ver y de comunicar) y, también, mediante la adquisición de costumbres y rituales asumidos como normales o incluso, deseables, como fue puntualizado por Restrepo y cols.11, se debe asumir el verdadero proceso de formación integral del residente para responder adecuadamente a los retos educativos que conllevan al aprendizaje de la ortopedia con buen ejemplo y conductas adecuadas12.


Cuando se hacen los programas debemos tener en cuenta que existen dos tipos de curriculum:

•    El curriculum escrito que todos entregamos.
•    El curriculum oculto que se manifiesta sin darse cuenta.

El curriculum oculto se define como un mensaje con frecuencia no verbal y que el residente toma de un evento o experiencia. 13¿Porque utilizamos el término oculto? significa que este aspecto del curriculum esta oculto de los profesores que no se percatan de los valores que enseñan en las actividades diarias. Los profesores deben estar alertas ya que los residentes aprenden más de lo que hacemos que de lo que decimos. En términos de la educación médica los residentes aprenden valores y razonamiento ético de ver como nos comportamos con colegas y pacientes y viendo como manejamos situaciones difíciles. Los residentes aprenden de todo el ambiente en el que trabajan,  aprenden de como los profesores tratan a los pacientes e interactúan entre ellos,  aprenden de todo el ambiente interpersonal y profesional. También aprenden cosas que no tratábamos de enseñar como hábitos que hace muchos años se hicieran invisibles para nosotros pero que son notorios para los otros.

Nuestra forma de ser es una forma poderosa de enseñar y el curriculum oculto es el mejor medio  para que ellos aprendan, es más, la importancia de este curriculum es ahora reconocida en la literatura médica.16, 18, 19 Los profesores médicos efectivos tienen que recordar que los residentes aprenden de ellos como modelos y por tal motivo deben enseñar los valores éticos más altos de la profesión.